sábado, 23 de octubre de 2010

Los jóvenes y la Internet.


Hoy podemos considerar a nuestros jóvenes como la generación de la Internet, puesto que, desde el vientre de la madre reciben los estímulos que de ella, provienen. “En su libro Creciendo en un entorno digital. Tapscott nos muestra como los jóvenes de la actualidad desarrollan e impone su cultura haciendo uso de las nuevas tecnologías”[1]. Nuestras instituciones educativas no pueden quedar relegadas del vertiginoso avance de la comunicación y lo dinámico de nuestro sistema educativo, debe hacer uso de la Internet llevando a cabo proyectos que la involucren al máximo.

Las páginas Web educativas, se convierten en una forma propicia para llevar a nuestros jóvenes de una manera más atractiva y eficaz la información, puesto que las múltiples formas que éstos tiene de actuar y aprender e interactuar a través de la Web facilitan que el docente use esta herramienta para el beneficio de los alumnos y el suyo propio. Sí estas páginas Web pertenece a la Institución Educativa donde el cursa sus estudios, se apropiará  de este recurso para hacerse más participe de la vida escolar y acrecienta su sentido de pertenencia ya que se le están satisfaciendo sus intereses.

Para nadie es un secreto que los avances tecnológicos facilitan de manera integral las comunicaciones, y que todos los estamentos de una comunidad educativa, deben aprovechar de una forma eficaz y eficiente todos los recursos que brindan las TIC. Los medios tecnológicos que se utilizan en las páginas web presentan la información de una manera más motivadora, los cuales son muy bien conocidos por los estudiantes y son más utilizados por su flexibilidad en cuanto a tiempo, espacio y contenido.

La forma de utilizar la Web para publicar aspectos relevantes de una institución educativa  tiene entre otras los siguientes beneficios: se convierten en un proceso innovador en el contexto donde se implementan produciendo  desarrollo tecnológico que facilita el acceso a la información, obtención de material educativo, se promueve la comunicación, se organizan los servicios y las actividades institucionales que brinda la institución propiciando así la vinculación de la comunidad educativa, los docentes y alumnos pueden presentar experiencias del trabajo en clase entre otros.

La "sociedad de la información" en general y las nuevas tecnologías en particular inciden de manera significativa en todos los niveles del mundo educativo. Las nuevas generaciones van asimilando de manera natural esta nueva cultura que se va conformando y que para nosotros conlleva muchas veces importantes esfuerzos de formación, de adaptación y de "desaprender" muchas cosas que ahora "se hacen de otra forma" o que simplemente ya no sirven. Los más jóvenes no tienen el poso experiencial de haber vivido en una sociedad "más estática" (como nosotros hemos conocido en décadas anteriores), de manera que para ellos el cambio y el aprendizaje continuo para conocer las novedades que van surgiendo cada día es lo normal.

Precisamente para favorecer este proceso que se empieza a desarrollar desde los entornos educativos informales (familia, ocio…), la escuela debe integrar también la nueva cultura: alfabetización digital, fuente de información, instrumento de productividad para realizar trabajos, material didáctico, instrumento cognitivo.... Obviamente la escuela debe acercar a los estudiantes la cultura de hoy, no la cultura de ayer. Por ello es importante la presencia en clase del ordenador (y de la cámara de vídeo, y de la televisión…) desde los primeros cursos, como un instrumento más, que se utilizará con finalidades diversas: lúdicas, informativas, comunicativas, instructivas… Como también es importante que esté presente en los hogares y que los más pequeños puedan acercarse y disfrutar con estas tecnologías de la mano de sus padres.

Pero además de este uso y disfrute de los medios tecnológicos (en clase, en casa…), que permitirá realizar actividades educativas dirigidas a su desarrollo psicomotor, cognitivo, emocional y social, las nuevas tecnologías también pueden contribuir a aumentar el contacto con las familias (en España ya tienen Internet en casa cerca de un 30% de las familias). Un ejemplo: la elaboración de una web de la clase (dentro de la web de la escuela) permitirá acercar a los padres la programación del curso, las actividades que se van haciendo, permitirá publicar algunos de los trabajos de los niños y niñas, sus fotos… A los alumnos (especialmente los más jóvenes) les encantará y estarán supermotivados con ello. A los padres también. Y al profesorado también. ¿Por qué no hacerlo? Es fácil, incluso se pueden hacer páginas web sencillas con el programa Word de Microsoft[2].


1 TAPSCOTT, Don. Creciendo en un entorno digital. La generación Net.Ed. Editorial McGraw-Hill Santafé de Bogotá Colombia 1998. p. 54
  
2   MARQUES, Pere. Impacto de las TIC en educación. 2008. [consultado 17 de mayo de 2010] Disponible en: <http://peremarques.pangea.org/siyedu.htm>

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada