viernes, 9 de septiembre de 2011

UTILIZACIÓN DE LAS TIC EN EL AULA

Las TIC, que significan: Tecnologías de la Información y la Comunicación, también llamadas NTIC (Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación), están constituidas por los elementos y técnicas que se emplean actualmente en el tratamiento y la transmisión de la información. De ellas hacen parte los computadores, la informática, la Internet, las telecomunicaciones. Las TIC, se han convertido en un gran instrumento para la difusión de información de todo tipo, así como en una ayuda valiosa en cualquier campo del conocimiento y laboral.

Las tecnologías de Información y comunicación, ofrecen una gran cantidad de herramientas que pueden ser utilizados en la educación para transformar la manera como se imparte el conocimiento en la escuela. Por ser del gusto de los niños y jóvenes, con las TIC se pueden lograr mejores resultados en el aprendizaje.

Las TICs constituyen un poderoso agente de cambio para el rediseño de ambientes, condiciones, métodos, y materiales didácticos; han hecho posible la aparición de nuevos enfoques pedagógicos distintos en cuanto al funcionamiento de la escuela, los contenidos del currículo, el rol del maestro, y los entornos de aprendizaje que se ofrecen al alumno. Varias experiencias han mostrado que una adecuada incorporación y utilización de TICs en el entorno educativo puede generar cambios importantes en las diversas concepciones y prácticas escolares, tales como: un mayor énfasis en la construcción del conocimiento, respeto por los ritmos de aprendizaje, atención a los alumnos menos aventajados, evaluación más centrada en productos y procesos, mejores condiciones para el trabajo cooperativo, mayor control individual en la selección de contenidos de aprendizaje, y mejores posibilidades de integrar la comunicación verbal y visual.[1]

La utilización de las TIC en el aula, requiere de ciertas condiciones: la escuela debe ofrecer las herramientas y los espacios para poder aplicarlas y el docente debe saber manejar las herramientas para su aplicación pedagógica y didáctica, de tal manera que se garantice un buen trabajo con los estudiantes y no se convierta en una actividad donde se pierda el control y se desvié hacia un simple “mantener a los estudiantes ocupados”, sino más bien sacarle el máximo provecho al potencial que ofrecen en bien del proceso de aprendizaje.

Cox, Webb, Abbott, Blakeley, Beauchamp y Rhodes (2003) consideran que la integración y utilización efectiva de las TICs en el currículo, en los procesos de enseñanza, y en los ambientes de aprendizaje debe hacerse bajo ciertas pautas pedagógicas y didácticas como:

·           Comprender la relación entre los recursos que ofrecen las TICs y las teorías, conceptos y procedimientos propios de cada disciplina.
·           Conocer el potencial que ofrecen las TICs para estimular la capacidad intelectual de los alumnos, ampliar su nivel aprendizaje en el área, y desarrollar sus habilidades de comunicación y expresión.
·           Desarrollar seguridad y confianza en el uso de TICs a través de la práctica frecuente en diversas actividades y situaciones académicas.
·           Entender cómo las TICs están cambiando las formas en que se representa el conocimiento, se expone o presenta un contenido, y se atrae el interés de los alumnos.
·           Saber utilizar las TICs para diseñar materiales didácticos que planteen retos a la inteligencia del alumno, estimulando su capacidad de reflexión.
·           Organizar adecuadamente la clase para las actividades de aprendizaje apoyadas en TICs: cuándo los alumnos deben trabajar solos, en parejas, o en grupos; o cuándo utilizar cierto recurso para enseñarle a toda la clase[2].

Los resultados que se puedan obtener de la utilización de las TIC en el aula, depende entonces de la manera como el docente planee y organice la clase a desarrollar, escogiendo la herramienta adecuada y diseñando los materiales necesarios acorde a las necesidades del grupo. Las TIC solas no podrían provocar algún cambio, pero bien utilizadas se pueden obtener muy buenos resultados.


[1]  Poole, 1999. Citado por HENAO, Octavio y RAMÍREZ, Doris. Las tecnologías de la información y la comunicación en la lecto-escritura. Universidad de Antioquia, 2006. [Consultado 28 de Marzo] Disponible en: http://huitoto.udea.edu.co/curriculo/Biblioteca%20Electronica/index_files/documentos/las%20TIC%20en%20lecto%20escritura.%20O.%20Henao.pdf

[2]  IBID.,  P. 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario